Uncategorized

2016

Atónito. La portada del número especial de CharlieHebdo para conmemorar el primer aniversario del atentado en París. Se muestra a un dios de aspecto confuso, muy parecido al de los católicos, que nos recuerda que los asesinos siguen sueltos. Desde luego, nadie lo identificaría con el Mahoma que dibujaron tantas veces. Yo pienso que hay mucho miedo detrás de esa portada. No dudo de la valentía de los miembros de ese equipo y quienes les apoyan. Para mí la quisiera. Pero no ha estado bien esa portada. Porque no está bien cambiar el foco del debate porque es desviar la atención. Cierto que el problema global es «dios» pero no se puede hablar lo mismo del «dios» catalán que del «dios» vasco, con mil y pico muertos y millares de exiliados a sus espaldas.
El auténtico problema global es el miedo que atenaza al individuo normal que calla y asiente. Un dictador que se precie sabe que debe castigar cualquier pecado de su grey, incluso el que no se ha cometido: «Yo confieso ante vosotros, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión….». No todos los países gestionan igual las emociones: las infidelidades, para muchos franceses, son como los cruasanes, un orgullo patrio. En cambio, háblale de literatura de los «cuernos» a un napolitano. Pues igual sucede con los terrores, con los miedos.

******

Otro año más hemos celebrado la salida y la entrada del año huyendo al paraíso. Es un placer pasear esos primeros días a pecho descubierto por la playa. Pero si el abandono y el descuido con Lanzarote se mantiene habrá que hacer como decía el gran César Manrique: «Nos mandaremos mudar de aquí». No es que se siga destruyendo la isla. Es que no se invierte en su mantenimiento ni en el derribo de las horrendas construcciones que la crisis dejó paradas. Claro que su belleza es inagotable pero se va deteriorando. Suerte que está cerca el Archipiélago Chinijo con sus calles sin cemento.

13 Comentarios

  • cat

    Buenas tardes y esperemos que feliz año para todos.
    ¡De atónito nada! Día sí día no lo estamos viendo. La conocida gran lanzada a moro muerto y vuelta la burra al trigo eso de meterse con el dios cristiano en Occidente, ese se volvió poco peligroso por aquí.

  • M.A.

    Últimamente ya solo escribo para tocar los cojones, es decir, llevando la contraria. En mi defensa diré que es con aquellos que aprecio y/o respeto intelectualmente. Viendo el post con que Espada despacha a Marhuenda empiezo a apreciar el tono educado en que me responde.

  • Anónimo

    Visto el vídeo de la rueda de prensa del líder el pasado viernes.
    El "núcleo del equipo de negociación" es desolador. El próximo ministro del interior con los labios fruncidos se mira las New Balance y asiente a cada frase del líder. Nunca más tendríamos a un ministro del interior que se acoja a la virgen del Pilar, solo al núcleo irradiador.
    Los otros…una exjuez bajo sospecha de la fiscalía, la pijaprogre de Santiago y la doctoranda que tuitea guillotina a Felipe VI.
    El mismo Felipe VI acaba de recibir al líder que lee: "el jefe del estado debía ser la primera persona que conociera en primer lugar..", "…irresponsabilidad de los partidos institucionales…" y a continuación reclama la vicepresidencia de un gobierno presidido por el secretario general de uno de esos partidos irresponsables.
    Poco después ese secretario general responde con un "no comment" a la posibilidad de aceptar esa propuesta pero en su infantilismo de portero de discoteca de bebidas sin alcohol deja escrito en twitter que sería imperdonable no entenderse con el líder.
    Es el mismo secretario que hace tres años pedía ayuda, también en twiiter, desde un taxi que le llevaba a su destino por el camino más largo para aumentar el coste de la carrera.
    ¿Y estos van a hacer la segunda transición?
    El exjemad puede prestarle en cualquier momento el uniforme al líder, le pega mucho ponerse un uniforme como su añorado Chávez.
    No es mala idea tener unas maletas preparadas en el garaje.
    ch

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *