8. HUMANO Y DEMASIADO HUMANO

Hace años, el bar más hermoso de Oviedo era el Bar La Perla. Solo servía vino y quintos de cerveza. Era un bar muy pequeño y avejentado pero situado muy céntricamente, enfrente del teatro Campoamor. Siempre me llamó la atención que en La Perla estaba expresamente prohibido realizar tres actividades muy representativas de la tierra: «Se prohíbe cantar, blasfemar y ser grandón», rezaba un cartelón que presidía las tertulias.
Pues como ejemplo de grandón, conste que los de Izquierda Unida han elegido nuevo coordinador regional a a un excelente representante de dicha categoría.

1 comentario en “8. HUMANO Y DEMASIADO HUMANO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *