Uncategorized

A puerta fría

A puerta fría es una película española, dirigida por un señor llamado Xavi Puebla e interpretada por el gran Antonio Dechent (Abderramán III tuvo que ser como Dechent o parecido) y por María Valverde, una actriz joven que ha sabido aprovechar muy bien su explosión en La flaqueza del bolchevique. También actúan varios secundarios geniales porque el mundo del que se habla es un mundo de segundas filas, del asiento de atrás, del furgón de cola. A puerta fría es la denominación en jerga que ellos hacen del que va vendiendo casa por casa. Como los viajantes de antaño.
A puerta fría es un película sobre el mundo de los comerciales, de los viajantes en tiempos de crisis. Un poco en la línea de Muerte de un viajante o de Glengarry Glenn Ross. A puerta fría es una película sobre la naturaleza humana, que es lo que le queda al hombre tras eviscerarlo y arrancarle huesos, músculos y tendones. A mí, este mundo de la competencia por las ventas, de gente que cuando puede comprar una casa resulta que no tiene a nadie para llenarla, de whiskazo y tabacazo, me recuerda al mundo de los gallos de pelea. Porque lo que llamamos naturaleza humana, ese amasijo informe de sentimientos y voluntades es, al fin y al cabo, inseparable de vísceras, huesos, músculos y tendones.

*****

Resulta que hay tipo un Barcelona que levanta, solo y en compañía de otros, ese vibrante reportaje sobre la vida y la muerte en la Europa de entreguerras que se titula Aly Herscovitz. Años mas tarde, este tipo es capaz de contar los últimos días de la Budapest nazi hacia fines de 1944. Y arranca de entre el lodo y la mentira la figura del probo Sanz Briz. Y le pone los siete velos, por atenuarla, a la imaginación desbocada del mulero Perlasca. ¿Y ahora resulta que el que nos va a contar quién fue Hitler es el prestidigitador Kahnemann?

*****
«Y mantened el ojo limpio como el carámbano. Y confiad en el tacto del trozo de tesoro que han conocido vuestras manos». Algunos poetas son capaces de explicar la vida a trazos. De vez en cuando.
Se nos fue un Salinero de honor. El poeta Seamus Heaney, Nobel en 1995.

51 Comentarios

  • Anónimo

    Me lo compro el 30 de agosto, coincidencia. Hoy lo termino. 660 páginas. Un libro de playa para esta semana. Aditivo como una hamburgesa. ¿Aquí tambien se puede hablar esos libros que todos leen?
    Joël Dicker. La verdad sobre el caso Harry Quebert.
    Catalino.

    • Anónimo

      Es que da un poco de vergüenza no poder soltarlo tratándose de gente con pujos culturetas. Tiene más giros que un molinillo con brisa fija. Policiaco Cursilería, no me lo creo pero sigo, caramba, ahora por donde va a salir, esto que es lo que es, oye que te falta despejar una incógnita o mejor dos, arrea, mira que listo el tío… Y así te va llevando hasta comer de su manita. Un tratado de como escribir una novela popular. Lo dicho, para una semana de playa y playa, tarde, noche…
      El ipad y el iphone no me dejan escribir, casi, en los blog. Ni idea de porqué. Cuando no se atranca no puedo usar nick. No veo bien lo que escribo, encima, con lo desastre que soy y lo poco que uso vista previa. Ya no se si quería decir " con más aditivos que una hamburguesa Mac"o adictivo.
      Resumiendo: si no es usted muy exigente, tiene ganas de entretenerse y le sobra tiempo… Se lo dejo.

  • M.A.

    Ana también lo recomendó. Lo tengo en lista de espera. Puede que La segunda guerra mundial se lea como una novela pero 2600 páginas y sin casi tiempo me están costando lo suyo.

    En este blog de cine me voy a hacer un nicho de mercado hablando de aquellas películas que nadie debería ver, a pesar de las buenas críticas. Seré breve.El cuarteto de Dustin Hoffman: A falta de diálogos y humor, quién lo diría del protagonista de Tootsie, te pasas la película esperando algo especial. No sé, que aparezca una oreja en la hierba o así. Nada, es absolutamente previsible. Una puta mierda.

  • M.A.

    Garicano deja la edición de Nada es gratis. Es esa Internet, esa gente y esos blogs lo que escuece y molesta; lo que pica. La otra internet, la de ese juego de posturitas infantiles, insultos y escatología, es la de los tontos útiles.

    Los blogs y la libertad de prensa.

    Una de mis preocupaciones recurrentes en el blog ha sido la relación entre la prensa y el poder económico de España. Como comentaba arriba, mi primera entrada era sobre Iberdrola y los medios de comunicación (su silencio acrítico con sus errores de gestión) Incidiría luego en el tema un mes más tarde, el 20 de julio, con el tema de la prensa y el poder económico con una entrada sobre la absolución por prescripción de César Alierta, y la falta de información en la prensa al respecto. Jesús volvió luego al tema con una entrada magistral en la que mostraba con sutileza lo absurdo del razonamiento del supremo.
    Antes de empezar el blog, Mariano Guindal, periodista ilustre y querido, me había dicho: Luis, no te engañes, en España de las grandes empresas ni se habla en prensa si ellas no quieren. Las empresas gigantes son sagradas, porque la prensa está entre la espada y la pared y necesita todo el oxigeno de publicidad posible, y si alguno de estos grandes cortan el grifo, pues se terminó.
    Para ilustrar el punto, aquí van dos ejemplos transparentes. Cuando El Corte Ingles empezó a renegociar su deuda, la noticia, como suele suceder, vino de Bloomberg. La prensa española en general se limitó a informar de la nota que emitió el propio El Corte Inglés como respuesta a la noticia de Bloomberg explicando que, vaya suerte, iban a pagar menos por su deuda y que los bancos básicamente estaban suplicando entrar en la renegociación (“se está haciendo en colaboración con las principales instituciones financieras del país con las que el grupo mantiene muy buenas relaciones históricas y que ya han manifestado su interés por participar en el mismo”). Leed las dos versiones porque es surrealista—Bloomberg arriba y la “traducción” en dos medios líderes españoles (elegidos por ser de los cuatro mejores, uno general y otro económico,uno de un grupo, otro del otro, pero sería igual en los demás) (1) y (2), vamos, que no es sesgo ideológico. También lost in translation fue la noticia en Bloomberg del verano pasado sobre la reforma eléctrica, en la que se hablaba con claridad de cómo el hermano del ministro Montoro y el hermano de su jefe de gabinete tenían una consultoría que asesoraba a las empresas eléctricas, y en la que Montoro declaraba simultáneamente dos cosas totalmente contradictorias: que no había conflicto por que la ley era potestad del ministerio de industria, pero que en todo caso “hasta que yo lo decida, esto no va a suceder”. Por nombrar a los mismos dos periódicos líderes y representativos, (1) le echa agallas y menciona el notición en el último párrafo de su crónica, como de pasada, mientras que en (2) ni se menciona—la crónica parece la de un simple cruce de declaraciones. Por supuesto, la repercusión de la noticia, en España, fue nula (y desde aquí, mea culpa, no hicimos nada por remediarlo en ninguno de los dos casos).
    Una cosa tiene que quedar clara. Esto no es culpa de los periodistas. Nada les gustaría más que contar la realidad que saben y que se tienen que callar o solo pueden apuntar en unas líneas. Simplemente, las “economics” del negocio mandan, y no están las cosas como para enfrentarse a los que simplemente son capaces de pagar un suplemento entero a la semana con su publicidad.
    Pero sí es algo que recalca la enorme importante para España de los blogs, como este, como Hay Derecho o como Politikon, que son independentientes porque los que escriben en ellos no le deben nada a nadie, ni aspiran a ninguna otra cosa que no sea mantener la confianza de sus lectores. Pero juegan un papel crucial. Usando la afortunada expresión de Raghu Rajan y Luigi Zingales: es necesario salvar al capitalismo de los capitalistas.

  • ana

    ¿Qué yo recomendé qué? Perdonen que me cite a mí misma en mi mismidad:

    "Acabo de leer La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker. Es totalmente adictivo; me tragué 660 páginas en tres días. La pena es que es malo: literariamente flojo, tramposo en el desarrollo y poco creíble. Entonces, ¿por qué me lo leí entero y verdadero en tres días? ¡Y yo qué sé!"

  • ana

    BT: Creía que había algo peor que las camisas de manga corta de cuadritos: las camisas de manga corta de rayitas. Veo que estaba equivocada: lo peor son las camisas de manga corta de cuadritos y rayitas. ¿Está seguro de que parece normal y no un muestrario?

  • Anónimo

    Para panoli Muñoz Molina. Le ví hace unos días y llevaba un niky de rayas azules horizontales, un pantalón marrón y unos zapatos marrón clarito. Si se presentara a un premio del escritor peor vestido ganaría seguro.
    P.

  • ana

    Hoy le mandé un besazo a un profesor de Medicina que no conozco de nada pero se parecía tanto a Pablo que no lo pude evitar (digamos que la única diferencia que hay entre los dos es de una letra en la dirección electrónica). Estoy segura de que apreciará más el besazo que los apuntes de Cálculo del fichero adjunto.

  • ana

    Para los aficionados a la novela negra: El hipnotista de Lars Kepler. No es novedad pero yo no la conocía. Tiene de todo: tensión, ritmo y autores suecos. ¿Qué más se puede pedir?

    • Catalino

      Es que Terreiro siempre recomienda literatura de americanos. Creo que a Ford también y, si no los confundo, alguna de ese autor empecé y no pude acabarla. Seguro que Terre se acuerda.
      La he terminado como dije.
      Ya el autor comenta que hace hablar a los chavales como adultos cultivados y filosofalmente.

  • ana

    Pues yo no puede con Acción de gracias (creo que me despistó el título: allí no había acción por ninguna parte) pero me gustó Mi madre (seguramente porque tiene un metraje mucho más corto). En fin, seguiremos esperando a la gran novela americana.

  • catalino

    Con el comentario de BT he decidido dar una vuelta por las estanterías de libros a ver que tengo de Ford … Así, al pronto, no encuentro nada.
    Di con El tiempo de nuestras canciones de R. Powers que va a ser la recomendada y sin terminar.
    Voy a comprar los relatos y Mi madre junto con El hipnotista.

  • M.A.

    Frecuentar este blog es un descenso diario a las profundidades de mi ignorancia. Se lo han leído ustedes todo. ¿De dónde sacan el tiempo?

    El talento de Meca con los sustantivos me tiene ganado hace eones (eones, para que vean). Bueno, también influyó el número de ¿absentas? Que se podía chutar en vena.

    Si tuviera que reencarnarme en un personaje elegiría a lafoca: llegar aquí y soltarle a Sarapo lo que tiene que escribir en su columna de LNE. Y encima llevar razón.

  • Anónimo

    Yo me leí la trilogía entera de Ford El periodista, Dia de la independencia y Acción de gracias. Como no soy mucho de acción le di las gracias. Ahora estoy con algo de lo mejor que he leído nunca: los cuentos completos de Cheever. Antes estuve con la tremenda tetralogía de Thomas Mann sobre José. Nada de todo ello se lo recomiendo a lectores flojos como ustedes, encabezados por el blando Catalino. Lecturas entreveradas con una ampliación de las bovarys europeas con la portuguesa El primo Basilio de Queiroz y la danesa Doktor Glass de Hjalmar Soderberg (está última es tremenda). Algo de novela negra (Ellroy sobre todo) y la imprescindible Historia oral del punk.

    Terreiro

  • M.A.

    Ya, pero al final las tetas se caen.

    No me impresionan ustedes. Yo conocí a Montano, que lee a Heideggeer a una sola mano: "La esencia de la verdad, es decir, la estructura de la proposición verdadera, nos proporciona una prueba inequívoca para la verdad de la determinación que se atribuye a la estructura de la cosa". Yo leo esto y, como me sobra tanto cerebro, me voy haciendo una paja. Avanzo por el pensamiento de Heidegger (tedioso para mí, por conocido) al tiempo que me la voy cascando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *