Uncategorized

Ciudadanos sin remedio

Publicado ayer, en La Nueva España:

Cuenta Félix de Azúa en un número reciente de la revista «Cuadernos Hispanoamericanos» que una vez le explicó el fallecido Ferrán Lobo que la profundidad del pensamiento filosófico no dependía tanto del talento intelectual del pensador de turno como de su valentía, de su coraje.

Cuenta Félix de Azúa que la valentía en el pensamiento de Fernando Savater «es consecuencia de una ausencia de cobardía vital y empírica muy rara en este país nuestro de matasietes y rompetechos». Este arrojo, este coraje ante la masa idiotizada es uno de los rasgos que más me atraen del filósofo donostiarra.

Anda media Italia seducida por la apuesta del montañero y escritor Erri de Luca que está dispuesto a ir a la cárcel por defender su derecho a opinar, a decir lo que él llama «la palabra opuesta». Bueno, pues Fernando Savater lleva casi 40 años diciendo lo que piensa aunque sea «en dirección obstinada y contraria». Y aunque le vaya la vida, y no la cárcel, en ello.

El desafío perenne de Savater al fascismo de lo políticamente correcto y su defensa de los valores laicos y socialdemócratas le han convertido a mi juicio en el primero de nuestros intelectuales. Recuerdo a bote pronto el formidable manifiesto en defensa de la sanidad pública que apareció en el diario «El País» hace un par de meses encabezado por Adela Cortina y Victoria Camps y que corrió como la pólvora entre el gremio sanitario en cuanto se supo que también lo firmaba Fernando Savater. Una concreción clara y deliciosa, casi poética, de lo mejor de su pensamiento y una llamada a que la sociedad abandone la molicie participativa de los últimos lustros se recoge en su último libro publicado. «¡No te prives! Defensa de la ciudadanía» (2014) es una rocosa defensa de los derechos reconocidos por el Estado a todos los ciudadanos y en última instancia, de la Constitución española de 1978 como su institucionalización más general que, según Savater, podrá ser modificada si llega el caso. Pero lo esencial de la ciudadanía nunca podrá ser variado a no ser que renunciemos a nuestra libertad de elección para transformarnos en simples nativos o creyentes a quienes la identidad les es dada de forma preestablecida y lanar. Según Savater, debemos impedir que todo el debate social gire en torno al descrédito de las instituciones, a los añejos estertores nacionalistas o al rechazo global de los políticos por ineficaces. Enfatiza el filósofo vasco que en el propio concepto de ciudadanía se incluyen, junto a los derechos, los deberes del ciudadano. Y que no podemos dejar de cumplir con ellos so pena de avanzar hacia la involución o hacia el populismo. Por eso también recalca Savater que el espíritu de la ciudadanía ha de conllevar un cierto grado de autocrítica. Todo ciudadano es, en alguna medida, responsable de lo que hacen sus gobernantes. Así pues, no es de recibo rehuir el compromiso cotidiano que comporta la democracia y dedicarse a linchar culpables antes que a enmendar errores.

A todo esto, que se escribe fácil, ayuda enormemente que liderazgos tan firmes y valientes como el de Fernando Savater nos acompañen muchos años.

23 Comentarios

  • cat

    Lo de Benidorm sale hoy en elmundopordentro y en elmundo.es. En el primero se limita a copiar unas páginas de Ebro/Orbe y enlaza la noticia de la muerte del mentor que le explicó aquel fenómeno. En el segundo nos informan que un amigo del fallecido, también lo nombra Arcadi, le dio la idea al alcalde de promover una candidatura para que esta ciudad sea declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en las categorías de Bien Cultural y Bien Natural.
    Lo de Arcadi termina así: "Es sólo a partir de investigaciones semejantes como la poesía adviene: «Benidorm es una falla de Las Vegas». Pero el secreto… Lo poseía. Iribas sabía que la gente no quiere estar a solas, y que todo empieza con un feliz pisotón en el Marca. A solas: la locución introduce un matiz fundamental. Iribas sabía que entre la soledad se incluye la compañía de los más próximos, ya demasiado iguales a uno, y también objetos de la ansiada disolución en los demás. A partir del secreto que creía desvelado, el viajero pensó en un asunto que se repetía como un tam tam, de pueblo en pueblo. La abrumadora mayoría de las personas quiere estar con otras personas. Sólo un tanto por ciento muy pequeño de la Humanidad viola la regla. Pero es ese tanto por ciento el que teoriza sobre el ocio gregario de los otros. El gran mérito de Iribas había sido la empatía. Una virtud intelectual tan poderosa como olvidada."
    Justo, esa empatía, con la gallega, hizo que terminase teniendo apartamento allí. Ella me lo explicó a la pata llana. Yo prefería el pazo gallego. ¡Mira, que no! Qué salí huyendo de los trabajos en la tierra, de la soledad y alejamiento de las gentes, de la lluvia y el mal tiempo. Qué quiero vivir en la cuidad, en pleno espectáculo… Si al otro lado de la avenida hay un mar caliente en donde poder bañarse, nadar y estar al sol casi todo el año lo prefiero mil veces al pazo.
    Como acabe siendo Patrimonio de la Humanidad me voy a descojonar de mi novia de la Universidad, la que volví a encontrar hace unos años en un viaje para comer con Rafa en Valencia. Ella odia y pone verde a Benidorm, aunque no le queda más remedio que acudir allí de vez en cuando a cuidar de su anciana madre.

    Menudo pestiño les estoy soltando.

    Vale, jefe. Voy a procurar seguir siendo un buen ciudadano.

  • cat

    Lo de los blog se quedó atrás, en parte, porque no permite meter fotos en comentarios como el faceboock ese. Se iba a enterar el jefe si pudiese meter en ellos las fotos que con el móvil tengo de la playa, el mar y sus cielos.

  • Loiayirga

    Cat. Se pueden meter fotos. Pero hay que saber. Por ejemplo en el blog de Pseudópodo que estan hablando de los cambios q introduce el movil, un comentarista ha incluido una foto. ¿Cómo? I don't know.

  • Anónimo

    "Todo ciudadano es, en alguna medida, responsable de lo que hacen sus gobernantes."

    Y tanto. Lo volveremos a ver muy pronto, repetido en cada elección de este 2015.

    Lo de Benidorm, sitio que no conozco ni ganas tengo, está muy bien. Cualquier cosa está bien con tal de no hablar de la portada amarillista de su periódico. O de ese croquis novelado en las páginas interiores con un chico de La Ballesta salido de la Marvel. ¡Madre de Dios! Y hace cuatro días se permitía criticar a The Guardian.

    ¿Los blogs se han quedado atrás?

    Cat, he visto al chaval cubriendo el acto de Ciudadanos. Le cambió el nombre a Garicano pero por lo demás sigue en buena forma. Por cierto lafoca, ¿cómo se consigue lo de utilizar tarjeta en operaciones superiores a 10€, por ley?

    M.A.

  • cat

    Ja ja, MA ; monta unas de becario… Y cuando me descojono se enfada y dice que son cosas de la tensión del directo, que no le dan tiempo a prepararse nada. ¡Amos anda!

  • Anónimo

    yo, cuando no exista el dinero, me suicidaré. Tengo dos reglas en mi vida: no volver jamás al campo del Levante y no tener tarjeta de crédito.

    BT

  • lafoca

    Parece que me fui lejos ayer con el 2030. Buscando artículos sobre el tema encuentro que "¿Un mundo sin dinero en efectivo? La banca europea prevé la desaparición de los billetes en una década. Un informe de la Asociación Europea de Gestión Financiera, un think tank compuesto por 39 ejecutivos de las principales entidades europeas, considera que las tarjetas y los medios de pago mediante el móvil canalizarán todas las transacciones en Europa en apenas diez años. En Suecia, el uso del efectivo es residual, apenas el 2% de los pagos…"

  • Anónimo

    Pues a lo mejor Savater tiene razón, y somos culpables de tener una caterva de políticos corruptos. Se puede empezar por dar una sacudida al sistema y echarles a todos.
    P.

  • Juanjomj

    BT, tío. No volver al campo de Levante… debe ser un sacrificio enorme… Solo espero que E. ponga orden en esos esnobismos tuyos y te haga llevar tarjeta, usar guasap y traje con corbata.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *