Uncategorized

El fin de la minería (VI)

Según avanzamos hacia el día D el debate ideológico se encrespa, el aire se carga de plomo y las calles de las ciudades asturianas amenazan con convertirse en Tombstone en el momento menos esperado.
Hace un par de madrugadas la cadena de radio privada más oficialista del Principado nos sacudía el despertar con una dura noticia: el anuncio de un duro contencioso entre la Administración y la empresa fabricante de la Sidra El Gaitero. El Principado había elaborado una normativa según la cual la citada empresa debía reducir el tamaño de la etiqueta de la botella para que la palabra Villaviciosa fuese más pequeña para evitar que «la empresa se esté lucrando indebidamente con el uso del nombre de la villa asturiana en su difusión comercial». Los grandes ideólogos de la sociedad asturiana desfilaron por los micrófonos a primera hora de la mañana, con palmatoria y gorro de dormir dada la urgencia del caso. El tono de los interpelados llegaba preñado de aroma a bollu y culín. Incluso habló el Presidente del Principado, Javier Fernández, que cada día se parece más al futbolista Koke anunciando cerveza, afirmando que él no tenía nada que decir, que el estaba allí para hacer lo mejor para los asturianos, que es algo que casi nadie suponíamos. No hay cosa peor que ser policía y que te guste corre delante de la pasma tirándoles huevos.
Meneada la botella de sidra, había que dar tranquilidad al pueblo. Y en la primera portada del día después, el cártel de la leche aparecía unido para que el fin de la cuota láctea tuviese la mínima repercusión en la ganadería asturiana. Nunca he tenido la menor duda del vigor de los lácteos asturianos desde aquel proustiano anuncio de la Central Lechera: ¿»Recuerdan a qué sabe la leche?»

El fin de la minería le recuerda a uno el fin del mundo previsto por el cineasta Jose Luis Cuerda en su película TOTAL. Unos se libran corriendo, otros gracias al psicoanálisis. Lo que importa es no pararse a pensar.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *