Uncategorized

La Décima

Merecido éxito de un gran equipo. Hay Madrid para rato.

******
Me dolió tanto ver como un afecto tan largamente mimado terminaba por semejante pequeñez que sentí la necesidad urgente de borrar todos sus vestigios. Sufrí estoicamente todas las afrentas. Cuando el temporal amainó mi alma estaba en carne viva. Pero sacaba del suplicio un consuelo melancólico.
(Miguel Torga, La creación del mundo)

*****

Le manifesté mis dudas, mis reparos, todas mis reticencias. Incluso le puse ejemplos de grandes hombres que habían vendido su reino por unas doradas lentejas. Ella me miró con fijeza y me pareció sincera y resuelta al decirme que ella no era así, que ella tenía reglas, unas reglas inviolables. Nunca supe si aquello era un descaro cínico o era verdad verdadera. Buscaba a tientas y con ansias una trasparencia, una claridad en las personas que nunca llegaba. Y por mas que braceaba, mas me sumergía en las tinieblas del enigma. Verdaderamente, mi tiempo estaba cumplido.

52 Comentarios

  • M.A.

    Me puse delante del televisor llevado por la misma pasión que reservo a los encuentros de curling en los Juegos de Invierno. Analizando cada saque de banda o córner con la misma mirada bobina que sigo el avance de la piedra de granito en la pista de hielo. Iba con los rojiblancos, claro. Yo siempre voy con los rojiblancos: el Lugo, la Ponferradina. Ya saben de mis gustos. En esas andaba, pensando en mis cosas: lo que nos costaría a los españoles aquel despliegue de medios en Lisboa, en periodistas de la TV pública y en el personal vario del palco; observando que ciertas cosas no cambiaran nunca: si uno quiere ser comentarista en la pública ha de ser hooligan merengue, y que se note bien que los españoles, ya se sabe, somos cortitos; que si aquellos codazo-guiño de Rajoy a Florentino o la conmovedora carrera de FP por la banda (y entre la banda) del palco en busca de Aznar traería consecuencias… En fin, como ven estaba con esas cosas importantísimas en una final de Champion, cuando casi sin darme cuenta llegamos al cuarto gol del Madrid. 4-1, en la prórroga. 4-1, prórroga. Y la celebración. Ahí entendí todo.

  • Anónimo

    A mí me pareció que los comentaristas eran proatleti. Debe de ser un efecto secundario de su barcelonismo. El atleti no mereció ganar. El gol fue un churro, lo de Costa una subnormalada, metieron un gol y se encerraron. Se prepararon para el cerrojo y la cagaron en la prórroga. Al final no eran capaces ni de caminar.
    P.

  • Meca

    En plena desesperación, cuando el empate del RM parecía imposible, prometí votar a Pablemos. Incumplí la promesa. Comprenderé si no se fían de mí en un futuro.

  • M.A.

    Pues ya tiene mérito ver en Manolo Sanchís espíritu colchonero. Se lo habrá notado cuando gritó el gol de Ramos. Los ex jugadores, Sanchís, García Calvo, Salinas, Martín Vázquez, están ahí por esa condición; no se les exige que renieguen de sus colores. Me refería al “profesional” de TVE, Juan Carlos Rivero.

    Acepto que todo sportinguista es antimadridista, pero llamarme barcelonista… Siempre contra el poder, sea catalán o madrileño.

  • cat

    !Leches! Pero si fue un espectáculo de cojos y descerebrados. Salvo a dos o tres.

    Llevo dándole vueltas a los dos siguientes apartados todo el día. ¿Pero si Sarapo no está en edad de amoríos? ¿Qué le pasa? …
    De golpe se hizo la luz. Profético.
    Apartado 2º: EL PSOE
    Apartado 3º: El PP.

    Y con esto y un bizcocho …

  • Anónimo

    Un equipo con un presupuesto de más de 500 millones sustanciado en algunas de las grandes figuras mundiales ganó como un equipo pequeño, jugando a base de arreones en los últimos 20 minutos y empatando en el descuento gracias al único despiste defensivo de sus rivales. Entre ese mazazo y el desfonde físico iniciado una semana antes en el partido agónico contra el Barcelona, más el inferior fondo de armario, el Madrid solo tuvo que cargar por la banda del cojo Juanfran para golear. O sea, ni merecido ni gran equipo, Sarapo. Si no llega a entrar el gol de Ramos, a estas alturas Ancelotti estaría cesado por inepto (por tardar en meter a Isco y a Marcelo) y Bale tachado de tronquito por las clamorosas ocasiones marradas. La retórica de la prensa de hoy, vomitiva. Si se han gastado cientos de millones en fichar grandes futbolistas para tener que ganar a base de coraje, como hacen los equipos pequeños, como el Atleti, que no tiene otros recursos, habrá que escorrer a gorrazos a toda la dirigencia madridista por inútiles.

  • Anónimo

    Desde luego, toda la histeria de la prensa de hoy estaría justificada si el Madrid hubiera ganado como lo hizo en Munich. Pero a lo largo de los noventa minutos no hizo nada especial para ganar como equipo ni destacó ninguna de sus supuestamente brillantes individualidades, y estuvo perfectamente controlado por sus rivales. Eso sí, como decimos en Gijón, "en la rula no pregunten, apunten". Llevado al terreno futbolístico, es lo que se llama resultadismo. Algo muy distante de la mitología construida en torno al club más grande de la historia del universo. Desde luego, el Madrid de anoche no va a ser recordado ni por el gran fútbol desplegado, ni por la belleza de sus jugadas, ni por sus innovaciones tácticas, ni por la brillantez de sus figuras. Lo será como un nuevo Liverpool de 2005, sin el mérito de haber tenido en frente a un brillante Milan.

  • Anónimo

    Si no llega a entrar el gol de Ramos… ¿Y si Obama no fuera negro? ¿Y si A day in the life fuera de los Stones? ¿Y si Messi fuera Irina Shayk? Y si no llega, y si fuera…

    • Anónimo

      ¡Qué bobada! Un equipo de jerarquía que derrocha cientos de millones en fichajes no depende de esos azares, construye sus victorias en base a un dominio del juego, no depende de situaciones agónicas y azarosas que una retórica periodística de poco vuelo transforma en hazaña homérica. Cuando hayan pasado unos pocos años la imagen que quedará de este partido será la de Ronaldo semidesnudo exhibiendo su musculatura después de marcar …de penalty. Lo único que hizo en todo el partido, por cierto.

  • Anónimo

    Ví la final en clave valencianista. Ahora el Atleti tiene las mismas champions que el Valencia. Cero. Y dos finales perdidas contra idénticos rivales. Llámenme mezquino. Pero no otra cosa es el fútbol.

    BT

  • ana

    Respecto al partido, digamos que estuve delante de la tele mientras lo ponían y poco más (cuando se juntan el padre y el abuelo no llegamos ni a medio macho alfa, pero en estos casos las hembras condescendemos).

    Ronaldo, con el torso al aire y poniendo cara de animal parecía, efectivamente, un auténtico animal. ¡Qué grima! Y no se vayan a pensar que es lo de la zorra y las uvas: ese tipo de exhibicionismo pasó de moda con el Cuaternario y, ¿zorra yo?

  • Anónimo

    Lo de Ronaldo fue de vergüenza ajena, como cuando en otro partido empezó a hacer gestos ridículos con las manos para decir que llevaba 15 goles, con esas cejas depiladas que le han dejado, que parece una muñeca…
    P.

  • Anónimo

    A Rubalcaba le cuesta irse. Qué tío plasta. Me baja la moral cada vez que le veo en la tele. Si no le obligan sigue tan pancho, hasta la disolución final.
    P.

  • Anónimo

    La lectura positiva de estas elecciones: en los países machacados por Merkel (Portugal, España y Grecia) ha ganado la izquierda. En la Europa machacadora y abusona, ha ganado o subido la extrema derecha.
    P.

  • Anónimo

    Todo, claro, matizado por la abstención vergonzosa (para la clase política). Curioso que en España los euroescépticos sean de izquierdas, mientras que en Francia, Alemania, UK, Austria, sean de derechas. Lógico, en los países pobres los euroescépticos están decepcionados y machacados por la UE. En los países ricos los euroescépticos tienen asco a los pobres y no quieren verles cerca ni pagar sus cafés.
    P.

  • M.A.

    Yo sí sabía de Pablo Iglesias. Viendo todos los insultos que le están cayendo, a él y a sus electores, estoy por votarlo en las próximas. Por joder no más que dicen en México.

    Esperaba más de Espada. Así que le parece mal que al chaval lo invitaran a las tertulias.

  • M.A.

    Ahí no me meto, a mí me dan grima algunos de sus compañeros con Herrera. Todos tenemos nuestras rarezas. Pero no esperaba verlo caer en el argumento barriobajero de pedir la censura previa: como es un tipo brillante con un mensaje populista y diciendo verdades, no lo inviten.

  • ana

    Me ha gustado mucho la experiencia Nocilla. La crítica no tiene medio campo: o la manda a la estratosfera o a las simas abisales (por no decir a la mierda). En principio no es un tipo de libro que me atraiga: historias inacabadas (pero que enganchan) mezcladas con citas variopintas (interesantes y sorprendentes) y sin un tema central (ni falta que hace). Ay, menos mal que no me hice caso…

  • ana

    Este no lo he leído pero creo que tampoco me hace falta (copio y pego):

    Cómo hacer caca en el trabajo

    El arte de ir al baño en la oficina

    Mats & Enzo

    Libro práctico

    Autoayuda y superación

    Colección MR Prácticos

    Sinopsis

    Existen multitud de libros que enseñan a mejorar en el mundo laboral, pero todos ellos olvidan lo más importante: cómo ir al baño y hacer caca en total serenidad y armonía sin poner en peligro tu carrera. Los problemas pueden ser múltiples y peligrosísimos: la cisterna no funciona, el papel se ha acabado, haces mucho ruido, huele muy mal o tu jefe está justo en el retrete de al lado haciendo lo mismo que tú… No te preocupes, este libro único está aquí para darte todas las soluciones y prevenirte ante cualquier adversidad. Ir al baño ha dejado de ser un problema. Tu carrera hacia el éxito y la fortuna está garantizada

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *