Uncategorized

LA PLAYA DULCE

Septiembre es el verdadero verano asturiano. Los días, ya más cortitos por los pies, son de una luz velada, a ratos añil, a ratos anaranjada, según sea la temperatura ambiental que no suele bajar de los veinte grados. Este año no hemos tenido grandes mareas y el paseo de la playa sigue en pie. Anoche me escribió una asturiana que vive en otra costa brava para decirme que le gusta la playa porque su padre fue farero. Y me acordé del farero de Alegranza, que escribió un bonito libro donde cuenta su vida en el precioso islote aledaño a Lanzarote en los años 60. Eso es un epopeya. 






*******

Ayer hablé con su hija. Y tuve la sensación de estar hablando con un sueño muy respetuoso y muy bien educado. Coincidimos en muchas cosas. ¡Qué no va decir una hija sobre la grandeza de su padre! Pero estoy totalmente convencido de que, afectividad aparte, tiene razón,  que su padre se adelantó a su tiempo al describir con sumo detalle y precisión «las vacilaciones de los hombres». Todo lo que encierran  esos sintagmas apenas ha sido analizado ni escrito por tanto novel listo como publica hoy día. No podrían. A la mayoría, el narcisismo bobo en el que viven se lo impide.  Es difícil darse cuenta de qué material tan endeble estamos hechos. Pero aún más difícil es mostrarlo a quienes no podrán ni querrán entenderlo. Hay que ser muy honrado con uno mismo para poder serlo con el mundo.






******


Fabrizio de André escribió y cantó UN LOCO….
y yo tengo una camiseta pegada al pecho que dice esto:



Tu prova ad avere un mondo nel cuore 
e non riesci ad esprimerlo con le parole….. 


























Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *