Los días del mar

El 16 de Marzo del año 2008, el periodista Luis M. Alonso y yo nos tomamos un café con calma en Las Conchas, cerca de mi casa, que es uno de mis restaurantes más entrañables. Desde sus mesas hay unas vistas privilegiadas de la mar cantábrica que aquel día andaba entre marejada y fuerte marejada. Hablar con uno de los grandes periodistas españoles es un placer sobre todo para quienes el conocimiento y la inteligencia ajenos nos seduce sobremanera. Al día siguiente, Luis M Alonso publicó la entrevista con esta introducción que creo que hoy, 13 años después, sigue siendo una excelente presentación para esta otra aventura que inicio en este ring de boxeo, en esta esquina neutral tan bien situada para dar cuenta, en palabras de Ignacio Aldecoa, «de esa realidad que presiento tierna y cruda a la vez sin una actitud sentimental ni tendenciosa»:

«La tarde en que Jambrina me contó que había escogido el mar, porque el mar representaba en Asturias la gran llanura, las olas eran montañas de espuma y agua en la playa de Salinas, donde vive desde hace nueve años, ocupado en pensar, leer, escribir y divulgar asuntos relacionados con la salud.

-Dicen que uno es de donde hace el Bachillerato. Yo soy de León y allí es todo llano. Se trata de una necesidad metafísica.

Lo metafísico siempre es sutil. A veces, difícil de comprender, pero lo de la llanura se entiende a la primera si el que llanea es remiso al terreno cuesta arriba».

Vamos allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *