Uncategorized

Misterios Dolorosos

Mediado enero llega el primer frío serio. Llueve, graniza y un aire gélido me sacude la cara y me borra el vaho del excelente verdejo de la comida. Me gustan estas mañanas porque siempre me ha gustado oír llover en la ventana. Y arrebujarme en la cama bajo el nórdico edredón. Y sacar las manos solo para pasar las páginas de el periódico de ayer o del libro que está sobre la mesita y que cuenta el Cambio de destino de Jon Juaristi. Y al contarle a tu pareja algo que te ha gustado acercarte a su oreja  y… el frío, aúlla el viento herido y lanza un gemido de espuma de las olas contra los cristales. Y luego ya sabes. Después del amor, el café recién hecho y escuchar el violín de Lina Tur Bonet oficiando a Vivaldi. Ella. Me acusa de estar ausente porque tuiteo y tuiteo y guasepeo y no atiendo y no hablo. Y a mediodía me da una lanzada en el costado con palabras de la gran Ida Vitale, la escritora uruguaya de 91 años: «La comunicación está sobrevalorada. Creo que la gente está mucho dentro de casa pero fuera del mundo». Y me duele como duelen las verdades reflejadas en las gafas de espejo. Pero no es verdad, amore. Compréndeme. He vivido un año más. Y ha sido un año duro.

*****

La primera gran entrevista de CONTEXTO, el nuevo y excelente periódico digital que dirige Miguel Mora, es para Errejón, el secretario de Política de Podemos. La entrevista es buena. Más por las preguntas que por el entrevistado, alguien que ha hecho poco más que José María Ruiz-Mateos en los años 80: o sea, dar la campanada en unas elecciones europeas.
De todas formas, me sorprenden los calificativos que usa el pelotón de entrevistadores: alto, curtido, joven, enérgico, sólido, capacitado, el futuro de España… ¡Muestre! ¡y no declare! decía el clásico.
Recuerdo los inicios de Ciudadanos, mucho más difíciles que los de este grupo de presuntos «untouchables». Podemos es un partido oportunista porque nace en época de profunda crisis institucional y económica con los grandes partidos desgastados en el fragor de la batalla. Podemos ha crecido rápido, como los hongos, como la Candida albicans coloniza la vagina femenina tras un tratamiento con antibióticos.
Pero nada que ver con el auge de Ciudadanos, que hubo de crecer en plena orgía, cuando todo sobraba y cuando en los dominios de PSOE y PP no se ponía el sol. Aquello fue otra verdadera historia que estalló tras aquellas elecciones catalanas de 2006. Las de ¡Toma tres, Tevetrés! Aquello tuvo buen sabor porque se rompió la imposibilidad de crecer en contra del cariño mediático. Así que no nos llores, Errejón, que nadie te persigue. Prefiero diez líneas de la Democracia de papel de Boni de la Cuadra, que se estrena en breve, que todo el programa amoratado. Yo temo muy sinceramente que tras Podéis esté la nada.

*****

Las personas crípticas, reservadas. ¿Qué te voy a decir que tú no sepas? Que nunca he encontrado nada ni nadie reservado que no lo fuera por la ineludible necesidad de guardar silencio. Para evitar el posible paso del color marrón a fuerte marronazo. Las personas calladas suelen ser un triste disimulo del dolor que va por dentro. Y de la imposibilidad de convivir con alguien sin dañarle.

26 Comentarios

  • Juanjomj

    El paraguas. Un paraguas cívico. Sin varillas que se claven el rival. Taponadas con una gomita. Y un diseño hecho a merced del viento.
    Fue un buen consejo de Eugenia Codina, en Rotterdam, 2012

  • Anónimo

    Sarapo, mal va ctxt en su estreno con esa entrevista de reclinatorio a Errejón. En el video uno de los plumillas está a un paso del esguince cervical al asentir con insistencia a la soflama del aprendiz de brujo.
    ch

  • Anónimo

    Si tengo que elegir prefiero a Errejón, que sé de dónde viene, que al nudista de Ciudadanos, que escondió su origen pepero y del cual no consigo encontrar diferencias con el PP.
    P.

  • Anónimo

    Me gustaría equivocarme, pero no le auguro una larga trayectoria a Contexto, al menos como medio de masas. El crowdfunding y el pago por contenido no funciona en este país. No hay más que ver experimentos similares, como el horrible Factual. No aprendemos.
    Pedro J sí lo tiene claro: con menos de 20 o 30 millones de euros no pones en pie un periódico de verdad.
    P.

  • Anónimo

    ABC. Sección de economía 16 de enero de 2015:
    "Cada funcionario de las oficinas de empleo debe atender de media a 440 parados".
    —-
    En la noticia se describe que actualmente hay 6500 empleados para atención directa con ciudadanos en oficinas de empleo. Unos 9 en cada oficina y a cada funcionario le corresponde atender a 440 desempleados.
    Lo llamativo viene ahora:

    "…se les atiende en una media de 10 minutos por persona, como ocurre por ejemplo con los médicos de Atención Primaria."
    "Con esta plantilla, encargados de los trámites, gestiones, reconocimiento y seguimiento a largo plazo de los beneficiarios, se hace muy difícil el tratamiento personalizado que reclama el Gobierno."

    Supongo que al decir que se dedican 10 minutos a cada persona se describen las malas condiciones laborales y se critica que así no se puede atender al ciudadano en buenas condiciones.
    Pues bien, los médicos de atención primaria a los que se menciona por comparación NO disponen de diez minutos por usuario. Eso es lo que hace más una década pedimos.
    Lo más habitual es que al médico se le asigne un listado diario con un usuario cada cinco o seis minutos.
    Cada médico de atención primaria NO tiene asignados a 440 usuarios (como el trabajador de la oficina de empleo), suele tener asignados a más de 1.500 y en algunos casos 2.000.

    En 2002 el servicio de salud del principado de asturias se comprometió a que cada usuario fuese atendido por su médico de atención primaria un tiempo medio de diez minutos y a conseguir este objetivo como tarde en enero de 2004.

    No deja de sorprenderme el borreguismo, conformismo y servilismo desarrollado durante décadas por los médicos de atención primaria. En estas actitudes me incluyo. Tal vez como dice Sergio Minué en su blog (elgerentedemediado) el 4 de enero 2015 es el año decisivo:

    "La responsabilidad que tienen en ello las sociedades científicas de atención primaria, los colegios profesionales o los sindicatos es enorme. Pero también lo es la que tenemos cada uno de nosotros para decir basta ya.
    Podemos no hacerlo por supuesto, pero entonces deberemos dejar de lamentarnos de lo que hemos contribuido a perder."

    Como diría el autor de este blog: hasta aquí llegaron las aguas. Hagamos algo.

    ch

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *