Uncategorized

Nubes grises

Ya no llueve ni hace frío aunque sigue sin aparecer el sol. Estos días tan grises van apagando poco a poco los ánimos durante la semana. Cada vez me cuesta mas llegar en pie al viernes. Pero las 48 horas de tregua acabarán resucitando el alma magullada. Hace años conocí a una pareja de médicos andaluces muy agradables que me contaron entusiasmados que el viernes a las tres de la tarde siempre quedaban para comer en un afamado restaurante. Luego, hacían alguna compra necesaria para la casa y a la tarde-noche se tomaban unos gintonics con los amigos. Y ya se encerraban en su casa todo el fin de semana. Como no tenían hijos se dedicaban a leer, ver películas o hacer labores atrasadas. Pero sin salir de casa hasta el lunes por la mañana. Y que estaban encantados. Poco a poco les voy comprendiendo. Es necesario descansar, no tanto de la rutina de la semana, como de la interacción social no deseada. Eso sí que cansa. Agota tener que convivir en este escenario de austeridad donde los poderes públicos siguen sin enterarse de que todas las formas de gestión de la vida pública frecuentadas son ya agua pasada. Y donde cuatro sinsustancias se trabajan el escalafón haciendo como que ahorran unos cuantos miles de euros. Y miran para otro lado cuando les silba la mafia.

*****

¡Habla corazón, no te contengas! gritaba Agustín García Calvo, para que todos los pobres que no sabían ni escribir siquiera pudieran expresarse. Pero resultó que el corazón también mentía.

*****

«La única manera de filmar a un asesino es no juzgarlo» dice la cineasta portuguesa Salomé Lamas, autora del impresionante documental «En tierra de nadie».

13 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *