Uncategorized

Stories to tell

Stories to tell, en Jotdown.

*****

El Premio Príncipe para AMM ha causado hondonadas de alegría… y algún que otro dolor.
EP informa en páginas avanzadas. El Mundo, apenas ni lo nombra…Pero la prensa asturiana, la bendita prensa asturiana y Jotdown dan entrevistas con el premiado.

33 Comentarios

  • Anónimo

    La elementalidad de Urdanga resulta sorprendente según estamos viendo. Le pide a su negro que le escriba "una cara, pero no hay que llenarla toda". Una "cara", dice, como los niños de cinco años. Que ponga que "es amigo de sus amigos". Además de ser avaricioso hasta lo patológico Urdanga es un simple, tan simple que sorprende.
    Que te pidan que escribas "una cara" o un discurso es bastante normal si trabajas en un departamento de Comunicación de una empresa o de la Administración. Todos los que he hemos trabajado en sitios así lo hemos hecho. Va en el sueldo. El problema es cuando el jefe se acostumbra y empieza a encargar cosas que no encajan demasiado bien en tus obligaciones. A mí me ha pasado: empiezan pidiéndote "una cara" y después un capítulo de un libro, un artículo de opinión por el que el jefe cobra, o incluso un libro.
    Y también, por qué no, una tesina. A mí me lo pidieron en una ocasión. Que le hiciera una tesina a una persona que no tenía nada que ver con mi trabajo, pero era amiga de la persona para la cual yo había hecho de negro muchas veces.
    Al principio me negué, pero la insistencia y la promesa de un futuro trabajo cómodo y bien remunerado en una fundación me doblegó. Eso y algo de dinero, claro.
    No pedí mucho: no sabía a cómo se cobraba el kilo de tesina. El problema de la gente que encarga ese tipo de cosas es que su tacañería es inversamente proporcional a su fortuna. Ésta persona tenía mucho dinero pero era avara. Llegamos a un acuerdo, pero cuando llevaba hecha la mitad del trabajo le debió parecer mucho y me recortó a la mitad lo prometido. O eso me dijo la persona intermediaria. Yo, sin embargo, creía que le había pedido muy poco: hacer una tesina tiene su miga.
    El trabajo se convirtió en una pesadilla y lo abandoné. La presión entonces fue tremenda. Finalmente me encerré un fin de semana en casa y en dos dias, gracias a google y al corta-pega confeccioné una tesina resultona que espero no se publique nunca.

  • ana

    ¡Qué lío! Hasta yo me di cuenta de que el segundo comentario era de Pereza. Mi pregunta era por esto:

    "Quiero saber ya que es la segunda vez que lo escribe. "Eran otros tiempos, Ana era amable conmigo, yo con ella y Pablo con los dos." ¿Pablo ya no es amable con uno o con los dos? ¿Por qué Ana ya no es amable con él? Gracias."

    Como no sé quién es él, ni si realmente alguien lo escribió en el blog, pues tenía cierto prurito (que no responde a los corticoides). Y ya sé que Trapiello hubiera escrito X e Y en lugar de Ana y Pablo.

  • Anónimo

    Pues yo sigo sin enterarme de por qué loiayirga escribe por segunda y repetitiva vez en su blog que "Eran otros tiempos, Ana era amable conmigo, yo con ella y Pablo con los dos." Me quedaré en ascuas. O donde sea.

  • Juanjomj

    Ni hamburguesas ni almejas. Solo comen hamburguesas fuera los adolescentes y las señoras mayores viciosas. Y las putas no besan porque guardan el amor para casa.

    Si no existiese habría que inventarlo.

  • Anónimo

    Para nada Sarapo. Una hamburguesa bien hecha es un manjar delicioso. En mi barrio hay un restaurante donde las hacen con carne de cebón picada a mano y son fantásticas. Se pueden acompañar además con cervezas artesanales madrileñas o americanas muy ricas.

  • Anónimo

    yo como hamburguesas fuera de casa.

    ya he vuelto de Sevilla. Cuando tenga ganas les escribiré mi vivencia sevillística. De nuevo en Valencia comprendo que el mar nos salva.

    el año que viene el Valencia ganará un título seguro.

    BT

  • ana

    Creo que no me voy a pronuciar sobre almejas ni hamburguesas porque esto está tomando un cariz erótico-culinario que vete tú a saber a donde va a parar. Que los correos electrónicos los carga el diablo (y los dispara un tal Torres).

  • ch

    Resulta que en las últimas páginas del libro AT si habla de lo de internet y del crítico constante.
    Veo en un chat de rtve de 2009 esto:

    Hércor (Rosario-Argentina)

    ¿Sabe usted que alguien que vive en Trujillo y usa los nicks "Luchador de Sumo Anoréxico" y "Crítico Constante" lo ataca a usted constantemente, antes en el blog de Arcadi Espada y ahora en el Nickjournalarcadiano?
    Ha tenido el efecto contrario al que busca porque yo he conocido su obra llevado por la curiosidad.
    Andrés Trapiello

    Sí.

    Y se ve que ha servido para lo contrario. Y acaso venga bien aquí la frase de Ferlosio: "Humano no es medirse con los demás, sino ocuparse de las cosas". Como anillo al dedo.

  • ch

    Cuando AT se rompe tibia y peroné lo llevan a un hospital público.
    El traumatólogo le explora el tobillo.
    AT pregunta si nota moverse los huesos.
    El traumatólogo le dice que los nota crepitar.
    AT pregunta si crepitan como el fuego.
    El traumatólogo le dice que como cuando se pisa la nieve.
    Entonces AT piensa que está en manos de un poeta y no de un buen traumatólogo y pide ir a otro centro.
    AT acaba siendo intervenido en un hospital privado.

    Me pregunto si el traumatólogo poeta sabrá esto. Creo que voy a enviarlo a ese hospital para que en el servicio de traumatología lo lean. A todos los médicos les enseñan lo de crepitar comparándolo con pisar nieve.

  • Cat

    Sí.
    A otros nos enseñan que los crepitantes secos basales de la fibrosis pulmonar son iguales al ruido que hace el pelo de un mechón frotado entre los dedos cerca de la oreja.

    ¿Mejor que cuatro casas y un río, BT?

    Las hamburgesas que no soporto son las de pollo

  • ch

    En el mercado de San Antón en Madrid venden unas hamburguesas estupendas.
    Yo como las del Orange en Avilés que también le gustarán a LaFoca y no me privo ni de las de McDonald´s ni de Burger King.
    Y en breve me van a traer a casa un Gyros de la calle Galiana.
    Ala.

  • M.A.

    Adolescentes, señores mayores… curioso. Deja fuera la edad en la cual la caza del conejo es el pasatiempo preferido. Claro que para verlo se necesita, sencillamente, haber sido joven. Yo creo que AE nació así: serio, responsable, intelectual; mayor. No sé, es usted el que lo conoce.

    Donde yo hice la mili estaba lleno de conejos silvestres. Deliciosos.

    ¿O se dice salvajes?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *