Uncategorized

Überalles

Lo habitual es que durante los veranos se decaiga la vida, se ralentice la digestión y se acallen las noticias. Pero como éste es un año atípico el vigor de la temporada se mantiene hasta el remache de julio. Por ejemplo, ayer se publicó un editorial de Wolfgang Schauble en EP. El ministro alemán de Finanzas. Se ve que hay cumbre europea cercana. ¿Por qué si no habría de ponerse este hombre a balbucear dudosos terrores antesdeayer por la mañana? Es en estos jirones de importancia cuando me acobardo pensando en el terrible deterioro de la prensa y de la verdad que debería acompañarla.  Pero ¡quévasaaseeeeer! si la razón la tiene el de más gui-taaaa¡ Hace unos días que Schauble visitó Atenas casi como cónsul de la provincia. Los griegos le soportaron unas horas. Luego, una vez ido, la prensa helena se quejó amargamente del maltrato que durante años los medios de comunicación alemanes sometieron al «griego medio» al que trataron de perezoso, bandarra y estafador poniendo los cimientos para lo que está pasando ahora. Y eso que la OCDE informa que un obrero griego trabaja de media semanal mas horas que uno alemán. ¡La OCDE! Pero esto a Schauble, por ejemplo, le da lo mismo. Una de las noticias mas descuidadamente tratadas por la prensa española es que entre los primeros pilares de esta crisis  está el coste de la reunificación alemana, Lehmann Bros y terrorismo financiero patrio  aparte. El abrazo de hermandad del soberbio Schauble con sus cuñados de Rostock lo estamos pagando los europeos a precio de oro. En todas estas cosas tengo que pensar también porque durante mis paseos por la playa me cruzo con cierta frecuencia con ciudadanos alemanes que caminan con el eslogan turístico «español corrupto» a flor de boca. Tal vez sea la única coincidencia con Schauble: ninguno de los dos queremos una Europa alemana.

*****

La Geria, Lanzarote es uno de los lugares mas hermosos que conozco. Como si hubieran crecido unas vides en la luna, le cuento algunas noches al lucero del alba. La Geria, mas que ningún otro lugar en España, ilustra los esfuerzos cabales del ser humano por beber algo que no sea agua. Porque algunos blancos de La Geria no son para mortales. Finísima sangre consagrada.

49 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *