«La tarde en que Jambrina me contó que había escogido el mar, porque el mar representaba en Asturias la gran llanura, las olas eran montañas de espuma y agua en la playa de Salinas, donde vive desde hace años, ocupado en pensar, leer, escribir y divulgar asuntos relacionados con la salud.

-Dicen que uno es de donde hace el Bachillerato. Yo soy de León y allí es todo llano. Se trata de una necesidad metafísica.

Lo metafísico siempre es sutil. A veces, difícil de comprender, pero lo de la llanura se entiende a la primera si el que llanea es remiso al terreno cuesta arriba.»

(L. M. Alonso)

BEW

Por una psiquiatría sin complejos, ni escalas, ni receptores.