Uncategorized

EL SUEÑO DE UNA PLAYA DE VERANO

Hay días que no pueden amanecer sin playa. Sería injusto por su belleza y arrobo. Hoy es uno de esos. Usando los versos de Lorca, poeta en Nueva York, «Asturias tiene playas donde gritar la vida». Luces anaranjadas de los amaneceres del Norte, siempre entre dudosas y nubosas. ¿Que hago mirando a las nubes? Tal vez adivinar con la melancolía de Morente quién te escribirá canciones de amor. Porque, contra Lorca, hay cuerpos que sí deben repetirse en la aurora. 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *