Uncategorized

LA PLAYA EN OTOÑO

Hoy, tras un mes viajando en el tiempo y en el espacio, he vuelto a la playa. Ayer llovió toda la tarde. La playa quedó limpia, cristalina, repeinada, como una niña preparada para su primer día de colegio. Un mar tranquilo se volvió verde esmeralda bajo la blanca espuma de las olas. Es lo que tiene la cálida lluvia de septiembre que te invita a pasear mientras el agua te baña la cara. Y también vuelvo porque hoy es día 22 de Septiembre. Y uno no suele faltar a las citas importantes.




*******




Leo el blog de Espada, que es donde más se aprende de la vida y sus rincones.  Enlaza artículos sobre el adulterio, sobre el suicidio, sobre cómo acabar con el terrorismo, sobre el optimismo racional que a él tanto le gusta y a mí solo me divierte. Pero sobre todo porque Espada, que lleva leyendo Le Monde desde que tenía 14 años, al final me ha hecho caso: «siempre nos quedará París»titula. Y cuelga el artículo de Liberation, icono de la prensa de izquierdas,  sobre la charlotada catalana.  Yo diría más: ya solo nos queda París para añorarnos. 






*******




También vuelvo a la playa porque he descubierto a Elvira Sastre: «Incluso al otro lado existe el mar». 

8 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *