Uncategorized

LA PLAYA ES LA PLAYA

Ayer fue un día intenso en la playa. Una mañana cargada de novedades en lo profesional, con proyectos nuevos y otras luces y otros sonidos, aunque hay que esperar un tiempo para ver si salen adelante o son flor de un día. 

Por la tarde nos visitó Arcadi Espada, que tenía conferencia en Oviedo. Comimos juntos, hablamos largo, muy largo pero no tendido y fue un placer disfrutar de su conversación, de sus conocimientos, de su experiencia, de sus consejos y de un goloso intercambio de opiniones. Estuvo realmente bien nuestro vis a vis en un Renault Clío. La playa estaba en su salsa porque Arcadi cuando quiere ser divertido lo es y a conciencia. Luego comimos con otro de los fundadores de Ciudadanos, uno más de los 15 firmantes del primer Manifiesto, del manifiesto del Taxidermista. Creo que es el único firmante vivo al que no conocía. No conocí a Trías ni a Vázquez Rial ya fallecidos. Ayer conocí a Ponç Puidevall y su esposa. PuigdeVALL es antagonista de PuigdeMONT desde el apellido, como se aprecia. Un conversador excelente y uno de los mejores críticos literarios españoles desde su columna de El País Cataluña. Lo sabe todo sobre todos los libros. Créanme, Fue un verdadero disfrute. Acabamos la sabrosa comida hablando a voces como en la adolescencia. Tan apasionados con algunos temas que piensas que si hablas más alto tendrás más razón. Y no suele ser así. Pero era divertido el ràpido fluir de la conversación que tuvimos. No me atrevía ni a ir al baño por miedo a perderme algo importante.
Luego, por la noche, la conferencia fue un éxito. Lleno total. El tiempo se quedó corto, la sala pequeña y la gente se lo pasó muy bien. Eso me han dicho esta mañana algunos amigos que asistieron. 
Pero la vida sigue. El paso de Arcadi me ha dejado un estimulante aroma que me ha hecho madrugar y ponerme a trabajar desde primera hora en los proyectos en marcha. Es lo bueno que tiene estar junto a ciertas personas, que te inactivan ese encéfalo de la vagancia con solo mirarte. Hoy es sábado y acabo de recordar que ayer acabé mi presentación de Arcadi citando a Evita Perón. Sigo madurando.














******




Cuando nos despedíamos en la medianoche, Ponç, mientras liaba un pitillo con una tranquilidad inaudita en estos tiempos, recitó un poema  de Mário Cesariny que ahora no recuerdo pero que traeré aquí no tardando mucho. Mientras, Cesariny manda estos versos:


«Quería de tí un país de bondad y de bruma
Quería de tí el mar una rosa de espuma….»






3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *