Uncategorized

Los blues de Jasmine

Sin ser una obra maestra, Blue Jasmine puede ser perfectamente
una de las mejores películas de la temporada. Pese al abominable doblaje que le
han puesto en España. La triste historia de la guapa Jasmine, rica neoyorquina
venida a menos tras la detención de su marido, banquero corrupto, acaba seduciendo
al espectador gracias al gran trabajo de Cate Blanchett. Tal vez como comentan
algunos críticos puede que esta Jasmine tenga mucho que ver con aquella Blanche Dubois de Un tranvía llamado deseo pese a que Allen lo niegue. Puede que ésta sea la
historia de un mundo que agoniza pero al que sucede uno que no será demasiado
diferente. Lo que está claro es que Allen hace un formidable análisis de los
sufrimientos que surgen del narcisismo fuertemente maltratado, un mal muy de nuestro tiempo. A medida que
aumenta su infortunio la inestabilidad mental de Jasmine se agudiza. No es fácil verla sola,
delirando……Como la pobre Blanche, añorante de su Nueva Orleans dorado. Y la
mexicanita afuera, anunciando: !!!!Floreeeess, flores para los muertossssssss¡¡¡¡
*****
Woody Allen tiene un Iphone. Pero solo lo usa para mirar el tiempo.

69 Comentarios

  • cat

    Felicidades.
    Ahora ando ocupadísimo y sin tiempo para ocios.
    El viernes a las 20 horas me senté sobre las gafas, no tengo repuesto actual.
    Para que luego diga que está perdiendo facultades.
    Veo de cerca y como hasta cinco metros bien.
    En menos de una semana y el precio de dos noches en Sanse, nuevo.
    Corro para otro lado.

  • M.A.

    Felicidades.

    Sobre este y el anterior post: Las contradicciones, ahí, ahí está la salud mental.

    Acabo de ver a Sara de la Rica en El objetivo. Sigue tan inteligente como siempre. Una pena que su inteligencia no le permita decir lo que sus estudios demuestran y ella cuenta en privado.

  • Anónimo

    Pues felicidades a Sarapo, que fue durante muchos años uno de los más peques de su clase. Eso marca y obliga a ser espabilado si no quieres que te coman el bocata en el recreo.
    P.

  • Anónimo

    A Scarlett sólo la veo a mi lado. Llegará un día que ella también lo vea, y entonces, con la mirada que le he copiado a Clint y llevo años ensayando, le diré: ¿Qué? ¿Y ahora qué, Johansson? ¿Ahora sí? ¡Pues ahora no!

    A Raphael le va César Vidal.

    Ya les habré contado que –menudo soy para estas cosas– a Scarlett la vi de muy cerquita, y desde arriba. No me pareció para tanto. Pero a quién hacer caso, a mis ojos o al cine?

    M.A.

  • Anónimo

    Yo ví el anuncio ese de la lotería con las gafas de leer, y pensé que era una parodia, no sé, un anuncio de algún programa de Mota o de Muchachada Nui. Caballé da miedo y Raphael… Con Raphael me reí al ver el anuncio repetido y con las gafas de lejos.
    P.

  • Anónimo

    Si yo fuera el de las Cien líneas en LNE que cree en todo tipo de conspiraciones (¡y lo dice!) desde los Hombrecillos Verdes a los Hombres de Negro, diría que éstos quieren cargarse La lotería, también, y venderla baratita a sus amigotes. El tradicional capitalismo español.

  • cat

    No me acuerdo, ch. Vivía en Valencia, al lado de donde curra ahora de BT. 9 añitos. Con tele en casa. Dudo que viese entonces las imágenes que todos hemos visto de aquello.

  • Anónimo

    Lafoca, cat, ch, p, meca, bt, … Esto no es la Atenas del Norte, esto es el centro de Lacedemonia.

    Ch, eres un cachondo. Sabes perfectamente que Sarapo ya estaba leyendo a Lehninger, 25 años antes de su publicación, y que a mí me faltaban 10 para nacer.

    M.A.

  • Anónimo

    Para BT, sabiendo le gusta:

    “Una noche inesperadamente Leopoldo me pregunta – Dime, ¿tú nunca me has traicionado?-. Es la primera vez que toca algo que nunca se había tocado: las interioridades de nuestras vidas. ¿Piensa acaso en estos cinco meses de separación que han cortado de alguna manera nuestras vidas? ¿o tiene mala conciencia también él de lo que ha ocurrido durante ellos?. Me dice que con nuestra confesión emprenderemos otra manera de vivir, llenaremos el vacío de estos años. Me cuenta un par de aventuras sin importancia. Sí, en Londres estuvo ligeramente enamorado de aquella chica de los Coros y Danzas. Pero él quiere saber qué fue lo de López Oliván, si fue esa mi traición. Por una vez tengo confianza en él y casi sin darme cuenta de lo que voy a hacer, contesto: “No, no fue López Oliván, fue Luis Cernuda” Y le explico lo que fue aquel amor.

  • Anónimo

    No quiero recordar aquella noche, ni tampoco las noches siguientes: su venganza, su rabia, su orgullo herido. Su reacción, después de otras peores, es echarme de casa. Vivo bajo el terror de su fuerza física; firmo un papel en que me considero culpable y le dejo los niños. Recojo mis cosas mientras veo romper el libro de Luis Cernuda, los poemas autógrafos que él me dio en nuestra despedida. Llamo a mi padre sabiendo que está enfermo y que será un nuevo dolor el que voy a darle: le digo que venga que tengo que hablar a solas con él.
    Es una tarde lluviosa (…..) Le explico todo y mi padre me dice –No tienes dignidad si sigues una hora aquí. Esto me lo temía siempre, nunca te ha querido ¿no te das cuenta? De los niños no te preocupes, este papel no tiene validez, tendrá que dejártelos-
    Quedo en reunirme con ellos dentro de unas horas. Necesito que venga alguien a hacerse cargo de los niños, no puedo dejarlos en poder de una muchacha cualquiera. Entro en la habitación, Juan Luis me mira con insistencia, ha oído los gritos, los insultos, y piensa que me voy a marchar. Veo a Leopoldo María tan pequeño. Y toda la dignidad que me pidió mi padre se viene abajo. No, no me iré, le pediré perdón, me

  • Anónimo

    ‘Le bel âge’

    Esta mañana temprano, cuando marchaba hacia el colegio, parece que una de mis queridas hijas ha cogido un par de huevos de la nevera y se los ha metido en el bolsillo. Como anunciaba que no vendría a comer, su madre ha creído que se trataba de su alimentación, descuidada, proteínica y adolescente. Pero yo sé que no. Yo sé que son para tirárselos esta tarde a la policía. Hay mani contra la ley de Educación.

    Estas aguerridas tardes contra la poli se han convertido en uno de los mejores planes posibles de la juventud, edad siniestra: J’avais vingt ans. Je ne laisserai personne dire que c’est le plus bel âge de la vie, concretó Paul Nizan. Hasta ahora el chute de adrenalina ha salido barato. De ahí que me parezca buena idea que el ministro del Interior quiera hacer pagar caro los destrozos, los insultos y las vejaciones. Aunque se comprenderá que yo experimente una particular inquietud.

    La niña de los huevos tiene ya sus 16 fornidos años, bien cumplidos. Tiene sus necesidades biológicas y, lamentablemente, tiene también ideales. A esa edad ya puede tomar gran número de decisiones sobre su vida. No solo puede conducir cualquiera de esas motos peligrosísimas. ¡La señora Ana Mato le permite incluso el sexo! Y tiene responsabilidad penal. Debo decir también que tiene una edad que provoca que la policía se muestre algo remisa a intervenir cuando el juicio de sus padres sobre los límites de su libertad no coincide exactamente con el suyo.

    Y sin embargo, el ministerio del Interior, con el entusiasta asentimiento de la Defensora del Pueblo, quiere hacer pagar a los padres los destrozos que causan estos machotes/as. Hombre, hombre.

    La responsabilidad de los padres en la conducta de los hijos es mucho menos mecánica y decisiva de lo que quiere la vulgaridad general. Los planes gubernamentales parten de esta convicción, que protege el funcionamiento del mundo pero que tiene poco que ver con la verdad. En cualquier caso son planes que desprenden un inesperado aroma a corrección política. O sea: una protección del menor a pesar de sus salvajadas. Mucho más interesante y formativo sería que el menor pagara sin persona interpuesta. Trabajos forzados, por ejemplo: no me conmovería.

    La verdad es que preveo una ola de emancipaciones anticipadas. La responsabilidad paterna no podrá aguantar esta escalada de precios.

  • Anónimo

    Paula, no te aconsejo que pidas cita en AP por internet. Ocurre con frecuencia que no queda bien grabada y el usuario espera sin que el médico sepa que está esperando. Según el médico que sea te puede atender o decirte que no estás apuntada y que vengas otro día.
    Yo esto ya lo he puesto en conocimiento de quien corresponde pero ni he tenido acuse de recibo.
    Como no estaba solo tengo testigos del petardazo y de la vista de los fuegos.
    Claro qu epudo ser una alucinación colectiva.
    ch

  • M.A.

    La única vez que me tocó algo me dieron a elegir entre una cena para dos personas en Arzak o una nevera. ¿Saben esa sensación de tener la seguridad de haber acertado en el cruce de caminos de la vida? Elegí la nevera. 30 después sigue perfecta en casa de mis padres.

  • M.A.

    Recuerdo que mi jefe, al enterarse, bromeaba sobre mi pragmatismo y la falta de romanticismo de los jóvenes. El otro recuerdo que tengo de él es aquello de “A partir de los 30 se te va a acabar eso de echar tabasco al chuletón”. Tenía razón.

  • Loiayirga

    Qué envidia me dais pudiendo ir a lo de García Martín.
    Yo descubrí su blog hace poco, cuando leía lo de Trapiello. Alguien me habló de otros diarios literarios…
    Fue divertída una polémica que tuvieron Trapiello y él en torno al uso del asterísco que propone Trapiello.
    No sabía que fuera profesor en Oviedo.

  • Anónimo

    Para hacer unos diarios hay que vivir. A mí me parece que la vida de Trapiello no es demasiado interesante. Estoy seguro que Pérez Reverte haría unos diarios más divertidos, aunque peor escritos.
    P.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *