Uncategorized

Palabra de Walsh

La incómoda Argentina del kirchnerismo está dejando en Europa una serie de grandísimos escritores, cosa que siempre se agradece. Del archiconocido Jorge Lanata, portavoceado con fruición por el buen Montano, al inteligentísimo Martín Caparrós. Pero quien mas me sorprende es la periodista Leila Guerreiro que se está marcando unos libros maravillosos y que reclama a cada instante una renovación ética del oficio de escribir en los periódicos. Guerreiro le dedicó el pasado sábado una columna en Babelia al gran Rodolfo Walsh, el montonero que alumbró el nuevo periodismo en Operación Masacre, maravilloso reportaje. En una famosa entrevista con Ricardo Piglia, Walsh soltó esta perla que durante tanto tiempo he estado buscando:
 «Un periodista me preguntó por qué no había hecho una novela con eso, que era un tema formidable para una novela; lo que evidentemente escondía la noción de que una novela con ese tema es mejor o es una categoría superior a la de una denuncia con este tema. Yo creo que la denuncia traducida al arte de la novela se vuelve inofensiva, es decir, se sacraliza como arte. Por otro lado, el documento, el testimonio, admite cualquier grado de perfección, en la selección, en el trabajo de investigación se abren inmensas posibilidades artísticas», decía Walsh en 1970.


Y recordé entre otros a ese tal Arcimboldo, personaje de Roberto Bolaño, con el que éste  se cargó el poder publicitar como asesino nazi al médico alemán Hans Reiter, padre del Síndrome de Reiter, tan familiar entre los MIRES españoles y que fue uno de los liquidadores de Buchenwald. Pero claro, para poder escribir eso con mayor certeza hay que currárselo. Y Bolaño, mal que bien, escribía en la cama.




*****


Entre los pocos profesionales que se han atrevido a dar una definición de en qué consiste una buena salud mental está un tal Sigmund Freud: «Para tener una buena salud mental es necesario saber amar y saber trabajar». Por eso entiende uno mal lo del freudomarxismo…

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *